3

El desarrollo vertiginoso de la tecnología crea la necesidad de actualizar los conocimientos técnicos y teóricos constantemente. Una actualización obligatoria en todas las áreas: productivas, logísticas, de servicios, educativas, y hasta en la vida cotidiana de las personas. La educación continua es una respuesta a esta exigencia, y se requiere con más fuerza en el área de las telecomunicaciones.

Según Marco Grilanda, Gerente Regional de Servicios Web de Amazon, en una publicación de mayo 2017 en la Revista Comercio de la Cámara de Comercio de Santiago, señaló que “en 2020 tendremos 30 mil millones de dispositivos y 212 mil millones de cosas conectadas a internet”. Estas estimaciones dan cuenta que la demanda por profesionales y técnicos del área tecnológica crecerá en los próximos años, así como también se espera que el sector se expanda más que cualquier otra industria.

Sin ir más lejos, la semana pasada LUN publicó un artículo con el índice de empleabilidad de las carreras tecnológicas en Chile: Un promedio del 85% de personas consigue empleos el primer año. Demanda por profesionales del área de la tecnología que se puede observar en todo el mundo.

Data center antiguo

Para mantenerse actualizado en los conocimientos es imprescindible perfeccionarse continuamente. En 1999 con la aparición de las aplicaciones Gigabit Ethernet comenzó una evolución de ritmo acelerado que hasta hoy se mantiene. Para el año 2002 la fibra óptica alcanzaba los 10 Gbps, y 5 años más tarde los cables de cobre alcanzaban esa velocidad. Actualmente los data center cuentan con cables de categoría 8 que llegan a 40 Gbps en enlace permanente de 30 mts., mientras que la fibra óptica puede llegar a transmitir datos en el mismo data center a 100 Gbps. Es decir que en poco más de una década la capacidad de transmisión de datos por segundo aumentó cerca de cien veces. De hecho Facebook y Microsoft van a unir el Atlántico con el cable submarino de mayor capacidad en transmisión de datos en la historia. A este cable lo llamaron “Marea”, con una velocidad de 160 Tbps en 8 pares de fibra óptica. 

La tecnología avanza, el mundo cambia, y la educación no es la excepción. Los profesionales y técnicos están actualizando sus conocimientos tecnológicos en cursos breves, acotados y puntuales, donde la relación costo-beneficio es mejor que en una carrera tradicional. Optar por un sistema de educación continua permite complementar trabajo, familia y estudios, de mucha mejor manera que en otras modalidades de aprendizaje.

 

Comente Aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *